FUENTES

 (CUENCA)   

 

 

 

Aquí nació Pedro López de Fuentes, fundador de la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos)

                     

FIESTAS PATRONALES

                       

  
 

Cada pueblo, por pequeño que sea, celebra sus fiestas patronales. Todas tienen en común la conmemoración de la festividad de su santo patrón o patrona, y suele hacerse con con misa solemne y una procesión.

En Fuentes celebramos dos fiestas importantes: una dedicada a la patrona (Virgen del Rosario) y otra al patrón (San Antonio)

 
VIRGEN DEL ROSARIO
La Virgen del Rosario (Nuestra Señora del Rosario) se celebra el 1º domingo de octubre, aunque el día fijado por la Iglesia para celebrar esta fiesta en realidad es el 7 de octubre. En su honor el pueblo vive la fiesta más importante entre todas las que se celebran a lo largo del año.
Conviene recordar siempre y sobre todo en estos tiempos de desinformación que la celebración de un festejo no es un hecho trivial. Cualquier festividad religiosa o no religiosa conmemora algún acontecimiento importante en la historia de un pueblo. En este caso con la celebración de la Virgen del Rosario estamos recordando una batalla: la Batalla de Lepanto.
       

Pregón u oración a la Virgen del Rosario de Zaragoza.

Para saber más

  

SAN ANTONIO

San Antonio de Padua (también venerado como San Antonio de Lisboa , San Antonio de la Florida en Madrid, etc.),  nació el 15 de agosto de 1195 y murió el 13 de junio de 1231.

Es un santo nacido en Lisboa (Portugal) con el nombre de Fernando de Bulhoes en el seno de una familia pudiente descendiente del cruzado Goffredo de Bouillon.

Era un predicador elocuente con una voz clara y fuerte, una atractiva sonrisa y una maravillosa memoria. Su obra escrita son los Sermones en latín.

La fama de los milagros de San Antonio nunca ha disminuido, e incluso en la actualidad es reconocido como un gran milagrero de todos los tiempos. Como renombrado orador atrajo a las multitudes dondequiera que fue hablando en múltiples lenguas y según la leyenda hasta los peces del Brenta se extasiaban con su prédica.

El papa Gregorio IX canonizó a San Antonio el 30 de mayo de 1232.

El 8 de abril de 1263, con motivo del traslado de los restos mortales de San Antonio de la pequeña iglesia de Santa María a la nueva basílica construida en su honor, se encontró incorrupta la lengua del santo.