ESCALA DEL TIEMPO GEOLÓGICO


La Geología se encarga de estudiar todos aquellos cambios que ha experimentado la Tierra a lo largo del tiempo.

La Geología (del griego, geo, "tierra" y logos, "conocimiento"), es el campo de la ciencia que se interesa por el origen del planeta Tierra, su historia, su forma, la materia que lo configura y los procesos que actúan o han actuado sobre él.

Los procesos geológicos son muy lentos, tanto que normalmente no son observables en la escala de tiempo humana. Debido a esto los científicos han creado una escala de tiempo geológico que divide esos largos períodos de tiempo en unidades un poco más manejables.

La escala del tiempo geológico es un sistema internacional que se estableció por primera vez hace 180 años. Se basa en grandes trastornos o alteraciones que se produjeron a lo largo de la historia de la Tierra y de la vida, como las extinciones masivas.

Para construir la escala del tiempo geológico (eras, períodos, épocas...) se tienen en cuenta dos aspectos del pasado: el tiempo absoluto y el tiempo relativo.

TIEMPO RELATIVO:

La cronología relativa nos sirve para establecer las divisiones de los tiempos geológicos. Los primeros geólogos se dieron cuenta de que a menudo aparecían juntos fósiles diferentes en formaciones reiteradas, y que en estas formaciones se producía algún tipo de secuencia. Por ejemplo, siempre se encontraban juntos los fósiles A, B y C, en la misma capa o en la misma roca, y siempre por debajo de los fósiles X, Y y Z. De estas observaciones se desprendieron dos conclusiones:

  • En primer lugar, en las rocas estratificadas, las rocas más antiguas, como es obvio, se encuentran en la parte inferior y las más nuevas en la parte superior. De este modo, se puede establecer la antigüedad relativa, en un determinado lugar, o de un lugar a otro.

  • El segundo principio establecido fue la correlación a través de los fósiles. La formación fósil A-B-C representa una unidad finita del tiempo geológico, y cuando estos fósiles aparecen juntos, el geólogo ha encontrado rocas que corresponden a un determinado momento, aunque una de las muestras proceda de Alaska y la otra de la China.

TIEMPO ABSOLUTO:

Las técnicas anteriores no determinan edades precisas, es decir, las fechas absolutas en términos de millones de años. Entonces, ¿cómo han hecho los geólogos para determinar, con un cierto grado de certeza, por ejemplo, que el Triásico abarcó desde hace 245 hasta hace 208 millones de años, más o menos, con un error de uno a tres por ciento?

Estas fechas absolutas se determinan por datación radiométrica. Cuando se forma una roca, algunos de sus elementos físicos, como el uranio, el torio o el potasio, suelen encapsularse en su interior en condiciones inestables. Con el correr del tiempo, estos elementos se deterioran, emiten radiactividad, y se convierten así en otra forma elemental. Por ejemplo, el uranio 238 se convierte en plomo 206, el torio 232 se convierte en plomo 208 y el potasio 40 se convierte en argón 40.

Todas estas transiciones tienen un momento intermedio que se puede medir, es decir, el tiempo que tardan en deteriorarse la mitad de los elementos originales. En los ejemplos mencionados anteriormente, los momentos intermedios corresponden a 4.510 millones de años, 13.900 millones de años y 1.300 millones de años, respectivamente. Si se pueden medir las proporciones de, pongamos por caso, potasio 40 y argón 40 en una muestra rocosa, entonces se podrá calcular su fecha exacta de formación.

El problema fundamental es que sólo determinados tipos de rocas, como las lavas, se pueden datar cronológicamente