PÁGINA PRINCIPAL


 

Nadie podía imaginar que bajo el suelo de Fuentes hubiera escondido  un tesoro. El genio sepulturero que consiguió enterrar tantos huesos juntos nos legó un patrimonio que ninguna lotería moderna puede igualar. Toda nuestra historia hemos vivido ajenos a él, hasta que ha llegado por estas tierras otro genio: el PROGRESO.

 

Grandes máquinas, semejantes a nuestros antepasados dinosaurios, comenzaron a escarbar el terreno para construir una vía rápida de comunicación (AVE), y, al hacerlo, han dejado al descubierto las osamentas de los antiguos pobladores de Fuentes.

 

El AVE, a no ser por este descubrimiento, poco o nada nos habría aportado. Estábamos condenados, como tantos otros pueblos, a verlo pasar de lejos, brillante y rápido.

 

La noticia de este hallazgo pronto corrió de boca en boca por el pueblo y, al poco, de periódico en periódico, en papel y en la red (Internet). En un corto período de tiempo (unos meses) los dinosaurios de Fuentes son conocidos en el mundo entero. Agencias de noticias como Europa Press, diarios como EL PAÍS en España o The Times en USA se hacen eco muy pronto de la noticia. También dedica a este tema una largo artículo la revista NATINONAL GEOGRAPHIC. Un par de vídeos aparecen en YouTube, un programa en una cadena de TV (LDTV) y un largo etc.

 

He nacido en este pequeño pueblo de Cuenca y justo es que me interese por el tema, intente conocerlo y colabore en su difusión. Esta página web es una pequeña aportación para agradecer la generosidad del genio del PROGRESO.

  

Paco Escudero